fbpx
Skip to main content

FAITH IN ACTION

RÉCORD DE PARTICIPACIÓN DE LOS VOTANTES DE FE EN UNA ELECCIÓN DE LO MÁS REÑIDA

Los evangélicos y los cristianos conservadores ascienden a un tercio del electorado, respaldados por los candidatos republicanos por márgenes históricos.

Washington, D.C. – Liderados por la participación récord de los evangélicos, los votantes religiosos se acercaron a las urnas en una elección muy reñida, pero que ha puesto al Presidente Trump al borde de la reelección. Los votantes de fe también proporcionaron el margen de victoria en las principales carreras para el Senado de los Estados Unidos, según encuestas a boca de urna de la red y una encuesta postelectoral realizada por Public Opinion Strategies. 

Los evangélicos auto-identificados comprendían el 27% del electorado y votaron 81% por Trump a 14% votando por Joe Biden. Esta fue la mayor parte del electorado jamás atribuida a los evangélicos auto-identificados, en una elección presidencial desde que comenzaron los sondeos a pie de urna.  El 81% del voto evangélico de Trump empató su total de 2016, mientras que Biden ganó la menor parte del voto evangélico blanco auto-identificado jamás recibido por un candidato presidencial demócrata. La encuesta postelectoral encargada por FFC y realizada por Public Opinion Strategies también encontró que el 31% del electorado se identificó como cristianos conservadores, dichos votantes emitieron el 87% de sus votos por Trump y sólo el 11% por Biden.

Los católicos blancos, uno de cada seis votantes, votaron 53% por Trump y 45% por Biden, mientras que los católicos que asisten en masa frecuentemente votaron 60% por Trump y 38% por Biden.  Las encuestas estatales a boca de urna mostraron márgenes sorprendentes para Trump entre los evangélicos. En Georgia, Carolina del Norte y Florida, Trump ganó un 85% de los evangélicos auto-identificados y 14% para Biden.  En Texas, votaron 86% por Trump y 13% por Biden. En Michigan el voto evangélico sobrepasó el 68% para Trump y el 31% para Biden.

“Los votantes religiosos se presentaron en cifras récord y proporcionaron un elemento indispensable de una coalición de gobierno conservadora”, dijo Tim Head, director ejecutivo de la Coalición de Fe y Libertad.  “Nuestro estrategia de base funcionó. Los republicanos no pueden ganar sin estos votantes, y los demócratas siguen sufriendo por no apelar de manera sustantiva a estos votantes religiosos”.

La Coalición de Fe y Libertad emprendió una campaña de 45 millones de dólares, basada en datos, para educar, movilizar y hacer que los votantes de fe salgan a la luz. Sus voluntarios llamaron a 5.226.247 puertas, con casi 9 millones de votantes viviendo en esos hogares, lo que significa que FFC tocó personalmente al 40 por ciento de los votantes evangélicos  en los Estados clave.  Fe y Libertad también hizo 10 millones de llamadas telefónicas, envió 31 millones de piezas de correo educativo, repartió 30 millones de guías para el votante en 127.000 iglesias, colocó anuncios digitales que llegaron a 15,2 millones de votantes cristianos conservadores en los Estados de batalla, además envió decenas de millones de mensajes de texto a los teléfonos móviles de los votantes religiosos. La campaña se centró en 22,6 millones de votantes de fe en los Estados clave que el análisis de datos y la micro definición de FFC encontró que eran cristianos socialmente conservadores y asiduos a las iglesias. 

La Coalición Fe y Libertad es una organización de política pública basada en la fe, con 2,2 millones de miembros y partidarios que trabaja a favor de la legislación pro-vida y pro-familia, la reforma de la justicia penal, la reforma de la inmigración y la reforma de la educación a nivel federal y estatal. 

  

Acerca de la Coalición Fe y Libertad

La Coalición de Fe y Libertad, es un movimiento nacional de base de más de 2 millones de conservadores y personas de fe que apoyan los valores tradicionales, familias más fuertes y la libertad individual. Infórmate más sobre Fe y Libertad en www.feylibertad.com

Become a Monthly Sustainer



Together we will influence public policy and enact legislation that strengthens families, promotes time-honored values, protects the dignity of life and marriage, lowers the tax burden on small business and families, and requires government to tighten its belt and live within its means.

Please Donate